miércoles, 20 de enero de 2016

ERUPCIÓN DE UN VOLCÁN SUBMARINO Y SUS CONSECUENCIAS.

EFECTOS POSITIVOS DE LAS ERUPCIONES VOLCÁNICAS MARINAS:


El 19 de julio de 2011 empezaron a sentirse los primeros seísmos en la isla de El Hierro. Estos movimientos de tierra se incrementaron en gran número durante el resto del verano y fueron el preludio de lo que aconteció ante la atónita mirada de la población herreña el 10 de octubre de ese mismo año, una erupción volcánica submarina en La Restinga que emitiría millones de toneladas de material magmático y de gases hasta el 5 de marzo de 2012, fecha en la que disminuye considerablemente su actividad.


Volcán submarino en plena erupción. Se observa la estela blanca en la zona de emisión y la estela de gases y cenizas que es arrastrada hacia un lado debido a la acción de las
corrientes generadas por los vientos.

A pesar de que la erupción submarina estaba a unos 200 metros de profundidad, la enorme fumarola se hacía visible en la superficie mediante una gran mancha marrón-verdosa, que luego se extendía a gran distancia según la dirección de las corrientes. En varias ocasiones, la gran mancha verdosa rodeó por completo a la isla, debido a diferentes cambios en las corrientes. 


Se aprecia el color azul normal del mar canario en contraste con el color verde de la mancha. Foto: Jesús Pèrez.

Esta mancha, producto de la erupción, ha tenido varias consecuencias sobre la vida marina en El Hierro, y que exponemos a continuación:

• La primera consecuencia es, sin duda, una reducción del oxígeno disuelto en agua de hasta un 90 % en las zonas más afectadas por la mancha. Por tanto, por donde pasa la mancha y permanece un tiempo estancada, como es el caso del Mar de las Calmas, provoca una mortandad masiva de peces por anoxia.



En los primeros días de la erupción se produjo una mortandad masiva de peces, debido al estancamiento de la mancha verde. Foto: Jesús Pèrez.


• El pH del agua afectada por la mancha bajó de 8 a 5, lo que significa que el medio está soportando concentraciones de ácidos 1.000 veces superior a lo normal. Esto conlleva a una precipitación y liberación de los carbonatos cálcicos fijados en organismos calcáreos como algunas algas, conchas de moluscos y exoesqueletos de crustáceos. Este fenómeno era perfectamente visible por el blanqueamiento de las conchas de moluscos, ausencia de carbonatos en el alga Padina pavonica, etc.


Foto tomada durante la erupción, a los tres meses de la misma. El alga Padina pavonica también ha sufrido la acidificación del agua y ha perdido las incrustaciones calcáreas que le dan su característico color blanco. Se aprecia también gran cantidad del alga sargassum que está empezando a crecer.

La gran mayoría de caracolas han perdido la parte externa que da el color a la concha debido a la acidificación de las aguas por el volcán. Se aprecia las cenizas del volcán como han recubierto y debilitado a las algas originales lideradas por Lobophora variegata.

• Las cenizas del volcán recubren los fondos, impidiendo la fotosíntesis y debilitando a las algas que lo habitaban antes de la erupción, principalmente el alga Lobophora. Sin embargo, este marchitamiento inicial de las algas está siendo sustituido por otras algas como Sargassum, Cystoceira, Padina pavonica y Stypocaulon scoparium, que son de aguas más ricas en nutrientes.


ANTES DE LA ERUPCIÓN:
Fondo de Las Calmas antes de la erupción, liderado por el alga Lobophora variegata.

6 MESES DESPUÉS DE LA ERUPCIÓN:
Fondo de Las Calmas después de finalizar la erupción tras seis meses fertilizando las aguas. Se ve el gran tamaño y cantidad del alga Sargassum e incluso se aprecia como el alga Padina pavonica ya ha recuperado su color blanco ya que las aguas se normalizaron.

• Las concentraciones de hierro disueltas en el agua han aumentado de tal forma, que estamos ante un fenómeno continuo de fertilización de las aguas que rodean El Hierro. Esta fertilización afecta a las costas permitiendo el crecimiento de gran cantidad de algas que antes no existían y que sólo crecen cuando hay gran disponibilidad de nutrientes. Además se da una exportación de fertilización a las aguas oceánicas que rodean la isla, permitiendo un bloom de fitoplancton sin precedentes que ha favorecido un aumento desmedido de zooplancton, el cual ha repercutido en una gran abundancia de sardinas, chicharros, caballas, atunes, delfines, ballenas, etc. en todas las islas Canarias.


La mayor concentración jamas vista de delfines, rorcuales tropicales, atunes y pardelas cenicientas cazando en coordinación en el Mar de Las Calmas, El Hierro. Foto: ULL.

Por tanto, podemos observar que el volcán submarino afectó negativamente en los primeros meses de actividad por las masivas mortandades de peces y otros organismos debido a la falta de oxígeno. Sin embargo, podemos afirmar a posteriori, que el efecto positivo de fertilización de las aguas de El Hierro ha sido de unas proporciones gigantescas. Hasta tal punto que ha cambiado totalmente la composición de algas en el fondo del Mar de las Calmas y en el resto de la isla.


Fondo de Las Calmas a los diez meses de la erupción. Gran cantidad de Padina pavonica y Stypocaulon scoparium. Algas que crecen cuando hay bastantes nutrientes en el agua.

Podemos afirmar que el volcán ha revertido las condiciones oligotróficas (pobres en nutrientes) de las aguas herreñas favorecidas por el calentamiento del agua, hacia aguas ricas en nutrientes. Esto ha generado que los fondos de la isla se parezcan más a lo que antaño fueron, antes del comienzo del calentamiento, presentando mayor cantidad de especies con afinidad por aguas ricas en nutrientes. 


Gran reclutamiento de todas las poblaciones, ya
que se encuentran con una zona libre de predadores
y con comida ilimitada. El volcán permitió
imágenes excepcionales que no se recordaban
de ver en la zona, como esta de miles de besugos
en el mar de las calmas.

Finalmente se confirma que aumentan enormemente todas las poblaciones de fauna y flora marina debido a la gran cantidad de nutrientes aportadas por  las emanaciones del volcán submarino!!!


2 comentarios: